lunes, 7 de septiembre de 2015

La Industria del Fitness Contra la Mujer

“La mujer que no necesita validación externa es la persona más temida del planeta” – Mohadesa Najumi
La industria del fitness sabe que para seguir vendiendo, sus clientes deben sentirse insatisfechos. Alguien en paz con su cuerpo y su vida no necesita perseguir ninguna ilusión.
Para generar insatisfacción en las mujeres, la estrategia de la industria es clara:
  • Primero, crea un estándar de belleza artificial, alejado de lo que es una mujer real.
  • Después, véndele miles de revistas, alimentos especiales, cremas, tratamientos y suplementos, con la promesa de que son el camino hacia el canon de belleza socialmente aceptado.
Como veremos, pocas mujeres logran sus objetivos siguiendo las recomendaciones habituales, porque no están diseñadas para ser efectivas, sino para ser rentables.
Las “lecciones” de la industria hacia las mujeres son tan absurdas como inútiles. Veamos algunos ejemplos.

Lección absurda 1: Tonifica y baja de peso

Echa un vistazo a las revistas de fitness para mujeres y hombres. Juzgando por sus portadas, parece que somos de planetas diferentes. Mientras que las publicaciones para hombres hablan de músculo y acero, las de mujeres se centran en tonificar, reafirmar y bajar de peso. La talla es lo importante.
tonificaradelgazar
Además, esta palabrería no hace más que confundir. Cuando se habla de tonificar y reafirmar, se entiende endurecer el músculo sin aumentar mucho su tamaño, mejorando su definición. ¿Y cómo logras esto? Ganando músculo y perdiendo grasa, no hay más. Ya sabes que el peso es un pobre indicador, lo importante es la composición corporal.

Lección absurda 2: Utiliza pesas rosas

Muchas mujeres temen las pesas. Algunas tienen miedo a lesionarse, porque nadie les ha enseñado a controlarlas. Otras creen que terminarán pareciendo un macho si levantan peso, y se quedan con las mancuernas de Barbie, porque sólo quieren “tonificar”.
pesasrosas
Cientos de repeticiones con mínimo peso no te ayudarán a ganar músculo ni a perder grasa. Para crear músculo denso, tendrás que mover más peso. Tu cuerpo responde a los desafíos.
El músculo no te hace parecer “voluminosa”. Al revés, resalta tus curvas naturales y te hace más femenina. Generalmente es un exceso de grasa lo que te hace parecer demasiado voluminosa, no un exceso de músculo.

Lección absurda 3: come productos rosas

Una de las grandes mentiras de la industria es que todo se reduce a contar calorías. Siguiendo esta lógica, todo lo bajo en calorías es bueno.
El resultado es una infinidad de productos procesados elaborados con materias primas baratas. Se anuncian como light, 0% grasa, colesterol reducido, sabor suave etc.
alimentosrosas
Un envase rosa parece atribuirles cualidades adelgazantes milagrosas, pero si miras las etiquetas, la realidad es más bien negra. Son de todo menos saludables.
Parece evidente que una pizza o una salchicha no te harán mucho bien, por muy rosa que sea el envase y por muy light que sean sus ingredientes. Pero la pechuga de pavo de estas marcas es muy sana, ¿verdad? No exactamente. En la mayoría de casos, la cantidad de carne no supera el 60% del peso total, y no precisamente de la mejor calidad. El resto, casi la mitad, es agua, estabilizantes, dextrosa, fécula, azúcar, potenciadores de sabor…
pechugapavo
Detallaremos qué debes comer para mejorar tu cuerpo, pero desde luego no es esto. La etiqueta 0% es sinónimo muchas veces de 0% nutrición y 100% procesado.
Estás construyendo un nuevo cuerpo, escoge bien los ladrillos. Prioriza comida real, en suficiente cantidad, y verás cómo tu cuerpo se fortalece y pierde grasa sin pasar hambre. No se trata de comer menos, sino de comer mejor.

Lección absurda 4: Haz dietas Detox y líquidas

Muchas revistas y webs para mujeres perpetúan la idea de que tu cuerpo necesita zumos verdes y super-alimentos traídos de lejanas tierras para funcionar. Sus armas son las jugueras y licuadoras.
Sin duda comer más vegetales y fruta es recomendable, pero excluir alimentos que han sido parte necesaria de nuestra dieta durante millones de años (como carne, pescado o huevos), pensando que no son saludables, es un grave error. Tu cuerpo requiere nutrición, y los productos animales de calidad la contienen en altas cantidades.
Las toxinas son un problema real, pero creer que los zumos o las plantas tienen mágicas propiedades desintoxicantes es un mito sin fundamento. Más detalle.
Esta equivocada idea hace prosperar productos procesados (como salchichas de soja o cereales azucarados de desayuno) y dietas líquidas de varios días que perjudican tus hormonas y metabolismo.
La comida real es tu amiga, y no la que viene en una caja con una larga lista de ingredientes.

Lección absurda 5: Sé como una modelo

Es triste, pero muchas mujeres creen que estar en forma significa lucir como una modelo de revista de moda. Una guerrera espartana no quiere parecerse a la mujer que pasea por una pasarela, sino a la que compite en una cancha. El cuerpo ideal es el de una atleta. Un cuerpo bonito y funcional, con forma y función, con fuerza y belleza.
modelovsatleta
No malentiendas la foto. No quiero reemplazar un canon de belleza irreal por otro. Por una parte, muchas veces las deportistas de élite también sufren problemas de salud, y por otra, tu cuerpo es el tuyo, con un potencial y una genética diferente a la de cualquier otra mujer. Pero si tienes que utilizar algún modelo como inspiración, mejor usa a una atleta.
Las dietas de 1000 calorías de muchas modelos de pasarela las mantienen delgadas, pero también débiles y poco saludables. Alimentar el músculo y el metabolismo de una atleta requiere suficiente energía de calidad. Y como veremos, no implica pasar horas entrenando cada día. No se trata de entrenar más, sino mejor.

Lección absurda 6: Vete a la moda

El problema de usar modelos de pasarela como cánones de belleza es que también te hacen pensar que necesitas ir a la moda para entrenar.
No digo que no compres ropa que te guste. Sentirte bien con tu vestuario es importante, pero muchas mujeres postergan el entrenamiento con la excusa de que no tienen ropa de gimnasio.
Como regla general, cuantas más cosas lleves al gimnasio peor será tu entrenamiento. Nuestra capacidad de atención es limitada. Si la dedicas a cosas superfluas, te quedará menos para las esenciales.
ropa

Lección absurda 7: No te esfuerces

El mensaje hacia la mujer es que no debe esforzarse. La publicidad de las marcas es asimétrica. Muestra a los hombres moviendo peso y superándose, mientras las mujeres aparecen haciendo yoga o ejercicios de abdominales en el suelo.
esfuerzosexo
El mensaje hacia la mujer es claro: no sudes, no pongas en riesgo la manicura ni el maquillaje, súbete a una plataforma vibratoria, ponte zapatos que activan los glúteos o aplica electroestimulación mientras ves la TV. Como mucho, corre en la cinta o usa la elíptica.
Elimina esta idea de tu cabeza.
Si de verdad quieres transformar tu cuerpo, tendrás que esforzarte. Todo será más fácil con el conocimiento adecuado, no es necesario matarse de hambre ni entrenar durante horas cada día, pero tendrás que sudar y pelear. No hay atajos.
Podríamos llenar muchas más páginas describiendo cómo la industria engaña a la mujer, pero creo que no es necesario. En el fondo, buscan maximizar sus beneficios, y si eso te hace trabajar contra tu cuerpo, no es su problema.
Llegó el momento de cambiar. Es hora de empezar a trabajar con tu cuerpo, no contra él. La verdadera forma de convertirse en una guerrera espartana es haciendo las paces con tu cuerpo. Este es el comienzo de una nueva alianza.

VE: http://www.fitnessrevolucionario.com/2015/09/05/la-industria-del-fitness-contra-la-mujer/

No hay comentarios.: