jueves, 14 de abril de 2011

Olvida a tu Ex


Cuando una relación de pareja se acaba el vacío y las dudas interrumpen en nuestra paz interior. La etapa de duelo parece que nunca acaba, y éste es justo el momento de actuar y saber que todo se puede olvidar. Pero para eso se necesita actitud, mucha voluntad y ganas de que las cosas cambien. No sirve de nada ir al psicólogo, apuntarse a mil actividades o intentar distraer la mente si al final del día acabamos llorando sobre su foto recordando tiempos que pasaron y no volverán.

Son muchísimos los consejos que uno puede tener en cuenta en esta situación, los mismos que pueden darnos nuestros amigos, familiares, conocidos, quienes seguramente ya lo vivieron en sus carnes y ahora cuentan su experiencia como un pasado superado. Si ellos pudieron, tú también podrás... nadie muere por amor y eso es una verdad que debemos asimilar desde el principio.

Si la relación terminó, es normal que la propia persona pase días llorando por toda la casa sin ganas de hacer otra cosa más que recordar y pensar en su ex. Cada foto, olor, programa de televisión o comida te recuerda a ella o él. La etapa de duelo es inevitable y además necesaria. Pero todo tiene un límite y si pasan semanas y las cosas no cambian es momento de espavilar.

Para olvidar a tu ex solo se necesita una cosa: actitud. Actitud activa. ¿Cómo?

Deshaciéndose de los recuerdos:

Aunque no es necesario tirar a la basura y romper todas sus fotos, cartas, ropa y lo que sea que haya quedado en nuestra casa (aunque si puedes, sería un importante paso) sí es necesario borrar todo de tu vista. Guarda todo lo que te recuerde a él o ella en una caja bajo llave para evitar la tentación de verlas u olerlas. Cada cosa que pueda recordarte a tu ex debe ser eliminado, al menos hasta que lo hayas superado, y seguramente cuando eso ocurra poco te importará tener esos objetos.

Haciendo actividades:

Nuestra mente siempre está trabajando, si le das mucho tiempo puede llevarte hacia imágenes y sensaciones poco agradables, por esi, es importante mantenerla ocupada haciendo cosas que nos gustan para no darle tregua a los viejos recuerdos. Haz actividad física, apúntate al gimnasio, sal a correr o simplemente camina viendo escaparates. Aprovecha para comprarte algo. La autoestima cae en picado cuando damos por terminada una relación y cualquier cosa que pueda ayudarnos a sentirnos bien será como darle vitaminas a nuestro cuerpo en etapas de desnutrición.

Contraatacando a los recuerdos:

En cualquier momento puedes llegar a flaquear y empezar a recordar de nuevo a tu ex. Entonces, cuando esto ocurra, en lugar de recordar las cosas buenas, acuérdate de las malas. Recuerda aquella vez que te gritó, que discutió por cosas sin sentido, por formas de pensar distintas, o cuando te montó un pollo delante de tus amigos. Lo importante es traer a la memoria los momentos en que nos sentimos fatal durante la relación, para evitar idealizarla. A veces cuando echamos de menos las cosas nos olvidamos de lo malo de ellas. Ahora que estamos al otro lado, lo que alguna vez fue negativo se puede volver positivo. Por ejemplo, puedes escribir en una hoja todo lo malo que hayas vivido o que no te gustaba de tu ex. Lo que te gustaría soltarle a la cara, a pelo, lo importante es rescatar lo negativo para volverlo positivo. Luego, escribe lo positivo de estar sin tu ex y de haber acabado la relación. La posibilidad de hacer cosas que antes no se podía, el tiempo libre, la falta de responsabilidades y compromiso, etc. Tras escribir lo bueno y lo malo, léelo todas las noches antes de acostarte. Cada día puedes ir agregándole cosas que hayas recordado para engrosar la lista. Así leerás y recordarás todos los días lo mal que lo pasaste, y lo bueno de que eso haya acabado. La mente funciona como un músculo, hay que ejercitarlo para que sea más fuerte y el modo de hacerlo en este caso es con pensamientos positivos.

Un clavo saca a otro clavo

Es una frase hecha pero es real. Si tienes oportunidad, pásatelo bien con otra persona, así eliminarás de tu cuerpo el último recuerdo que tenías de tu ex y sabrás que hay muchos hombres/mujeres esperando por ti en el mundo. Claro que este consejo no es para cualquier persona, si no eres de las personas que cambian de relaciones de la noche a la mañana es mejor no hacero. Es una cuestión de valores y formas de pensar.

Saca la agenda

Seguro que tu pareja te consumía tanto tiempo que casi ya no veías a tus amigos. Bueno, pues ahora es hora de recuperarlos. Saca tu agenda y llámalos para organizar una cenita, si es que no están dolidos contigo porque los cambiaste por tu ex. Aunque fuera así, es momento de pedir disculpas y explicarles que necesitas de su ayuda y no de sus reproches, y lo único que hay que hacer es salir de marcha y divertirse. Trata de despejarte, de socializarte, salir del pozo de lágrimas y conocer gente nueva, nuevos ambientes, lugares y personas que te renueven para limpiar el pasado que tanto queremos borrar.
Eso sí, es fundamental evitar los lugares comunes con tu ex. Si sabes cual es el lugar que ella o él frecuentan, evítalos con total seguridad. Si te invitan a algún lugar donde sabes que tu ex puede estar, o incluso sus amigos, no vayas, mejor cambia la agenda o propone otro ambiente. La razón por la que quieres cambiar es mas que suficiente como para que tus amigos lo entiendan y acepten ir a otro lugar.

Disfruta de ser libre:

Ya puedes empezar a hacer todas esas cosas que no pudiste hacer porque estabas con tu ex. Mira las pelis que a ella/el no le gustaban, lee un libro, apúntate en ese curso que siempre tuviste ganas de hacer, visita a ese amigo que provocaba los celos de tu ex, instala ese videojuego violento en tu ordenador o mira la serie de "Sexo en Nueva York" que él tanto odiaba. Disfruta de la libertad y aprovecha el tiempo libre para gozar de las cosas que no pudiste hacer por estar con el o ella.

Sin contactos:

Prohibido cualquier modo de contactar con tu ex. Debes borrarte del mapa y asegúrate que el o ella también lo haga. Si busca llamarte no atiendas al teléfono, insiste en que no quieres mantener ningún tipo de contacto. Tampoco trates de recuperar tus cosas que quedaron en su casa. Si se trata de algo con valor, manda a algún amigo o conocido que lo haga por tí. Cualquier reunión con tu ex puede volver atrás todo lo que hayas avanzado.

Nueva relación, nueva historia:

Si tienes la suerte de iniciar otra relación, ni se te ocurra hacer comparaciones. De nada sirve analizar cada movimiento o idea de tu nueva pareja con la de tu ex. Es injusto porque cada persona es un mundo y cada relación es única e irrepetible. La química de la pareja va abriendo la relación de formas distintas y solo con el paso del tiempo y el aumento de confianza se consigue un mundo compartido.

Como se ha comentado anteriormente, para olvidar a tu ex solo se necesita actitud y predisposición. A veces habrá momentos insufribles, otros no tanto. Habrá momentos en que sentiremos que no hay forma de salir y en otros nos sentiremos renovados. Ten confianza en que poco a poco se podrá lograr el equilibrio hasta despertar un día con una sonrisa y saber que finalmente no nos acordamos de... quién era?.

Todo depende de nosotros y de tener voluntad y predisposición. Obviamente, si pasa el tiempo y las cosas no cambian y entramos en una profunda depresión, es importante recurrir a la ayuda de un profesional.

VE: http://sociedad.comohacerpara.com/n1295/como-olvidar-a-tu-ex.html

No hay comentarios.: